Málaga suspende en la calidad del aire


Málaga se encuentra entre las ciudades españolas más contaminadas en lo que a calidad del aire se refiere, según establece un informe publicado ayer por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así, si el límite aconsejado de partículas en suspensión (PM-10) es de 20 microgramos por metro cúbico, la capital de la Costal del Sol registra 32.

De hecho, de las 28 ciudades españolas incluidas en el informe, Málaga ocupa una destacada posición. Concretamente, los lugares más contaminados en España son Zaragoza y Sevilla, con 45 microgramos por metro cúbico; Granada, con 40; Torrejón de Ardoz (Madrid) con 39; Albacete con 33; Jaén, Cádiz y Málaga, con 32; y, Córdoba y Jerez de la Frontera (Cádiz) con 31.

Pese a estos datos, los núcleos urbanos españoles se encuentran en límites relativamente bajos si se comparan con los más contaminados del mundo. Ahwaz (Irán) con 373 microgramos de PM-10 por metro cúbico; Ulán Bator (Mongolia), con 279; Sanandaj (Irán), con 254, y Ludhiana (India) y Quetta (Pakistán), con 251, son las ciudades más contaminadas del globo.

Las ciudades que destacan pero por el otro lado, por ser las menos contaminadas por partículas en suspensión (PM-10), son Santiago de Compostela, con 18 microgramos por metro cúbico; Logroño, con 19, y Badajoz, con 20. Vitoria, con 21 microgramos por metro cúbico y Palma de Mallorca y Valladolid, con 22, superan ligeramente esa recomendación de la OMS.

La Junta de Andalucía mide además diariamente la calidad del aire en diferentes puntos de la geografía andaluza realizando informes mensuales. El último de éstos, correspondiente al mes de agosto, establece que se ha superado el valor límite diario para la protección de la salud humana (50 ?g/m3 en más de 35 ocasiones por año civil) en las estaciones de Villaricos (Almería), Bailén, Ronda del Valle y Villanueva del Arzobispo (Jaén), Carranque y El Atabal (Málaga) y en Torneo y Aljarafe (Sevilla).

Por otro lado, se han registrado valores medios por encima del valor límite anual para la protección de la salud humana (40 ?g/m3) en las estaciones de El Atabal (Málaga), si bien el porcentaje de datos válidos para el cálculo promedio del año civil es menor al requerido en estas estaciones, no cumpliéndose el criterio de agregación de datos según lo establecido en el Real Decreto 102/2011.

El asunto no es en absoluto baladí, ya que se trata de un problema de salud pública. La propia OMS recuerda en su informe que las partículas PM10, de menos de 10 micras de tamaño, pueden penetrar en los pulmones y llegar al torrente sanguíneo, y causar así cardiopatías, cáncer de pulmón, asma e infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores.

Se calcula que una reducción desde una media de 70 µg/m3 de PM10 a una media anual de 20 µg/m3 de PM10 se traduciría en una reducción del 15% de la mortalidad, lo que supone un enorme beneficio en términos de salud pública.

Pero, ¿cuáles son las principales causas de esta contaminación? Los factores que más contribuyen son el transporte motorizado (tráfico), las industrias, la quema de biomasa y carbón para cocinar o como medio de calefacción, y las centrales eléctricas que usan carbón. Ante esta realidad la solución pasa por que las administraciones impulsen medidas y por la concienciación ciudadana, apunta además la OMS.