Málaga presenta fuera de plazo una carta para optar a la final de la Davis


La Federación Española de Tenis (FET) y sus juristas estudian desde ayer qué hacer tras presentar Málaga fuera de plazo una carta aceptando el pliego de condiciones para poder optar a la organización de la final de la Copa Davis entre España y Argentina del 2 al 4 de diciembre, para la que sólo han presentado propuesta formal en tiempo y forma Sevilla y Valencia. La fecha tope para registrar el dossier de candidatura era el viernes, jornada en que lo hicieron las dos ciudades actualmente aspirantes. Llegada la medianoche, sólo éstas eran las opciones.

Pero más allá de la una de la madrugada de ayer sábado, por tanto fuera del plazo establecido, la capital costasoleña trasladó un escrito a la FET aceptando el pliego de condiciones para organizar el evento. Además, simplemente mandó la carta sin propuesta formal alguna, con lo que no se ha acogido a las reglas impuestas para todos. La FET sólo tiene en estos momentos dos candidaturas formales y con todos los requisitos sobre la mesa, la de La Cartuja (25.500 espectadores) y la del velódromo Luis Puig levantino (unas 16.000 personas de aforo).

Málaga, por boca de su alcalde, el popular Francisco de la Torre, había mostrado durante la semana su intención de «estudiar la posibilidad» de presentar la candidatura a la final horas después de ofrecerse Sevilla a través también de su alcalde, Juan Ignacio Zoido. Durante el viernes, fecha límite, nada se supo de Málaga, pues no había recabado los apoyos suficientes. Fuera de plazo, la capital malacitana pretende aún, no obstante, entrar en la pugna, para lo que apostarán por el pabellón Martín Carpena (unos 13.000 espectadores)... si es que la FET no descarta definitivamente esta tercera alternativa por no entrar en el plazo requerido ni conocer aún los detalles de su proyecto. El intento in extremis de Málaga, eso sí, causa ya un sordo malestar en la candidatura sevillana, aunque oficialmente nada se expone.

Por si esto fuera poco, también apareció ayer en escena Canarias, que contactó no con la FET sino con la Federación Internacional de Tenis para consultar la posibilidad de organizar la final en un recinto sin techar (la norma obliga a que el escenario sea cubierto) dadas las especiales características climatológicas de las islas, donde la posibilidad de lluvia es muy escasa. Tampoco Canarias ha registrado en plazo propuesta alguna. De momento, Sevilla y Valencia son las únicas aspirantes.