La Academia que construirá el Málaga en Arraijanal costará unos 17 millones


Las instalaciones de La Academia del Málaga están más cerca. El club pretendía comenzar las obras de la nueva ciudad deportiva entre los meses de junio y julio, pero no fue posible. Ahora todo está más próximo. La entidad cuenta con el apoyo de las instituciones y ya ha presentado a distintos organismos el proyecto para cumplir con los primeros trámites administrativos que permitan el arranque de los trabajos en Arraijanal. Esta construcción, que el Málaga se ha propuesto que sea modélica en todos los aspectos, tendrá un coste de unos 17 millones de euros, siete más de los previsto al comienzo.
El club, según ha podido saber este periódico, quiere que la imagen general se esta zona deportiva sea la de un parque. Será una ciudad deportiva ecológica, en la que dominará el verde no solo en los campos de fútbol, sino también en las construcciones. Gran parte de los vestuarios y demás instalaciones complementarias estarán recubiertas de hierba. De hecho, a última hora se ha prescindido del graderío que inicialmente estaba previsto. Solo se levantarán tres escalones para que se puedan seguir los entrenamientos o los partidos de las categorías inferiores (el primero y el segundo equipo no jugarán sus partidos en estas instalaciones).
Gran instalación
La Academia nace con la idea de convertirse en una de las mejores instalaciones deportivas españoles, a la altura o por encima de los grandes clubes. Habrá diez campos, cinco de ellos de hierba natural. Al final solo habrá uno de fútbol-7, por lo que se construirán cuatro de césped artificial. También están previstos dos recintos específicos para los entrenamientos de los porteros, entre otros espacios especiales para el desarrollo y la formación de los jóvenes jugadores.
El proyecto, sin embargo, ya acumula un retraso importante. Este asunto arranca de hace casi un año, cuando el jeque propietario del Málaga, Abdullah Al-Thani, propuso la construcción de la ciudad deportiva, un gran estadio y zonas de ocio. Después de distintas propuestas el club apostó por la parcela de Arraijanal y una segunda cercana. Pero la mala situación del equipo, que no abandonaba las plazas de descenso o el farolillo rojo, enfrió esta iniciativa en su conjunto. Sin embargo, el jeque mantuvo su idea de construir La Academia pese a que el equipo descendiera.
Siguió adelante el proyecto, pero quedó ralentizado hasta que se celebraran las elecciones. De hecho, el vicepresidente de la entidad, Abdullah Ghubn, estaba convencido de que no habría retrasos y llegó a comentar que las obras comenzarían en los meses de junio o julio. Pero no pudo ser así. El club presentó a las instituciones el proyecto, que le dieron su apoyo. Luego llegó agosto, un mes en el que las vacaciones dominan en todos los sectores.
Ahora, en septiembre, vuelven a retomarse las gestiones de una forma intensa. El Málaga está presentando a los organismos competentes el proyecto para disponer de los informes preceptivos antes de la presentación oficial, que seguramente será en breve. La Academia, en cualquier caso, se adapta a las previsiones urbanísticas para esa zona, lo que facilitará estos trámites. Tendrá una extensión de unos 150.000 metros cuadrados.
Mientras tanto, el Ayuntamiento negocia con los dueños del suelo de Arraijanal, que deberá pactar su salida antes del comienzo de las obras.