Málaga instala un 'pipi-can' en una antigua fosa común de la Guerra Civil

  Antiguo cementerio de San Rafael, en Málaga.
Antiguo cementerio de San Rafael, en Málaga.



EL PERIÓDICO / BARCELONA

Lunes, 25 de julio del 2016 - 12:47 CEST

Revuelo en Málaga tras confirmarse que se instaló un espacio para perros sobre los restos de una fosa común, la número ocho, la mayor de todo el conjunto de fosas. Así lo ha confirmado el arqueólogo Andrés Fernández, que trabajó en las exhumaciones y que con un equipo topográfico ha confirmado que ese lugar para los canes cubre por completo la fosa común número 8, con cerca de 500 metros cuadrados y donde estuvieron enterrados un millar de cuerpos, tal y como ha informado la Cadena Ser Málaga.

En el antiguo cementerio de San Rafael de Málaga se encuentra el mayor conjunto de fosas comunes de la Guerra Civil. Se estima que dichas fosas contienen los restos de 4.500 personas. Parte de estas fosas ya han sido exhumadas recuperándose más de 2.000 cuerpos y aún quedan varias sin exhumar. La Asociación de la Memoria Histórica de Málaga alertó al Ayuntamiento hace un año de que el parque canino estaba situado sobre una de las fosas comunes del antiguo cementerio. El Ayuntamiento, gobernado por el PP con el apoyo de Ciudadanos desde la oposición, negó esta posibilidad. Ahora, los trabajos del arqueólogo han confirmado que sí, que los perros acuden a hacer sus necesidades sobre los restos de la mayor fosa común del cementerio de Málaga.

"El acuerdo al que habíamos llegado con el Ayuntamiento de marcar y dignificar la fosa no se cumple. Allí no se ha hecho un parque canino (...), allí lo que se ha hecho es un 'pipi can', un sitio donde llevar a los perros a que peguen cuatro saltos y hagan sus necesidades", denuncia el presidente de la asociación, José Sánchez, en declaraciones a la Cadena Ser. El emplazamiento de este parque canino, como lo llama el Ayuntamiento, o del 'pipi can', como a él se refiere Sánchez, se debatirá en el próximo pleno de la localidad.