Detenido por los asesinatos de dos mujeres en Málaga


Un hombre de 42 años fue detenido en Mijas (Málaga) como presunto asesino de dos mujeres, de nacionalidad española, que aparecieron muertas este verano en apartamentos alquilados en la Costa del Sol. Los investigadores no descartan que el arrestado haya cometido más crímenes en otros lugares de España o en otros países.
El presunto asesino, que al parecer tenía documentación falsa por lo que no se ha podido establecer su nacionalidad, fue arrestado el viernes pasado en un gimnasio ubicado cerca de su domicilio, en Mijas, y trasladado al cuartel de la Guardia Civil de Fuengirola.
También fueron detenidas la madre y la compañera sentimental del presunto asesino, ya que el hombre entregó a la primera los teléfonos móviles y a la segunda las tarjetas de crédito que había sustraído a sus víctimas, aseguraron ayer fuentes cercanas al caso.
El robo podría ser el móvil para cometer los homicidios, según apuntan las fuentes. Además, el presunto autor habría elegido a mujeres vulnerables, con las que actuó de forma sangrienta y a las que torturó. Los investigadores realizaron ayer durante casi dos horas un registro en el domicilio del detenido en el que hallaron numerosos indicios relacionados tanto con los homicidios como con los robos en las viviendas de las víctimas. Además, se le tomaron las huellas dactilares para determinar su identidad y el ADN para comprobar a través de Interpol si podría tener antecedentes policiales o judiciales.
Los crímenes de la Costa del Sol ocurrieron los pasados 11 de agosto y 10 de septiembre. Ambas víctimas, de nacionalidad española y de origen latinoamericano, fallecieron por arma blanca, y los informes preliminares de las autopsias revelan ciertas similitudes entre las dos muertes, según fuentes cercanas al caso.
Durante estos meses, la Policía Nacional de Málaga y el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Marbella, han realizado diversas inspecciones oculares para completar la investigación y todo apuntaba a que podía tratarse de un asesino en serie, ya que existen numerosas coincidencias.
Los dos crímenes ocurrieron en la misma provincia, el primero en Calahonda (Mijas) y el segundo en el núcleo marbellí de San Pedro de Alcántara, por lo que había pocos kilómetros de distancia, las víctimas tenían la misma franja de edad a, además de que ambas estaban en apartamentos alquilados en la Costa del Sol. El primer asesinato fue descubierto el 11 de agosto, cuando una mujer de origen argentino y de 45 años fue encontrada muerta con varias heridas en una vivienda de una urbanización de Calahonda. Fue el hijo de la fallecida quien encontró el cuerpo en el interior del apartamento.m El segundo crimen fue el de una mujer de origen ecuatoriano, de 47 años, que falleció en una casa alquilada de San Pedro de Alcántara. Su cadáver fue encontrado por otro inquilino de la vivienda.