Málaga tiene el primer centro de de nanomedicina de España

Málaga alberga el primer centro temático de España orientado exclusivamente al desarrollo de la nanotecnología y la biotecnología aplicadas a la salud, el Centro Andaluz de Nanomedicina y Biotecnología (Bionand), que incidirá en la investigación de las enfermedades de impacto social y económico como el cáncer, el párkinson, el alzheimer, la diabetes y enfermedades infecciosas y cardiovasculares. La nanomedicina se sitúa a medio camino entre la nanotecnología y la biotecnología. Se trata de un campo científico dedicado al estudio, control y manipulación de materiales, estructuras y dispositivos a escala nanométrica (que equivale a la millonésima parte de un milímetro), un tamaño en el que se han demostrado propiedades diferentes de la materia y que, por lo tanto, puede ser de gran utilidad en el campo tecnológico. De este modo, esta rama de la medicina permite incidir en el control y en la mejora de la salud del paciente, en función de sus predisposiciones genéticas, así como diagnosticar las enfermedades antes de que aparezcan los síntomas. Áreas de investigación El centro Bionand, inaugurado ayer en Málaga por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y que surge de la alianza con la Universidad de Málaga con una inversión superior a los 24 millones de euros, constituye un espacio de investigación en distintas materias (química, biología, física, ingeniería y en técnicas de microfabricación). La actividad científica comprenderá tres áreas principales. Por una parte, el nanodiagnóstico se centrará en desarrollar dispositivos de diagnóstico y pronóstico más eficaces (tanto in vivo como in vitro) para mejorar la detección o la predisposición a las enfermedades, al tiempo que se buscarán dispositivos de diagnóstico precoz. En el área de nanosistemas terapéuticos, se estudiará el desarrollo de nanosistemas que puedan proteger, transportar y liberar fármacos o agentes terapéuticos de manera controlada, haciendo que sean más fáciles de administrar, más selectivos y eficaces, y por tanto, menos tóxicos, lo cual favorece e incide en la medicina personalizada. Concretamente, en esta área de investigación se potenciará el desarrollo de nuevos sistemas que transporten fármacos capaces de alcanzar el órgano, tejido o grupo celular al que va dirigido por muy inaccesible que se encuentre en el organismo. Por último, el área de nanobiotecnología, estará orientada a la investigación sobre el conocimiento en nanobiotecnología, así como en la investigación aplicada. Salas de cultivo biológico con cabinas especiales, salas de microscopia y microscopia láser y laboratorios, congeladores, entre otras, compondrán este edificio, situado en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) de Málaga, y en el que trabajarán 150 profesionales, de los que el 90 por ciento serán investigadores. Además, hay 15 laboratorios y unidades de apoyo a la investigación como una unidad de nanoimagen (única en España y una de las más completas de Europa). La investigación «a la corta y a la larga», así como la promoción de la salud y la prevención de enfermedades, suponen un ahorro, señaló Griñán, quien añadió: «la crisis no puede ser una excusa para no desarrollar grandes centros de investigación, ya que lo importante es buscar la eficiencia».