El Málaga se implica de lleno y apoya el cambio estructural del fútbol español


El Málaga cambió ayer de postura durante la reunión celebrada en Sevilla auspiciada por el presidente del Sevilla, José María del Nido, con el fin de aunar esfuerzos para evitar la fractura en la competición por la abismal diferencia en los ingresos televisivos del Barcelona y el Real Madrid con el resto. Si hasta ahora el club de La Rosaleda prefería ir por libre y no alinearse en cualquiera de los dos bandos, en este cónclave en el estadio Sánchez Pizjuán mostró su implicación absoluta para fomentar un cambio estructural en el fútbol español, desde la base de la Liga Profesional (LFP).

Como ya explicó ayer este periódico, el Málaga le otorgaba una especial importancia a esta cumbre de clubes de Primera División y como prueba de ello estaba previsto que acudieran las dos personas de máxima confianza de los propietarios en cuanto a gestión, el consejero consultivo José Carlos Pérez y el asesor de Presidencia, Jesús Nuño. A última hora se decidió que junto a ellos estuviera el director económico-financiero de la entidad, Manuel Novo, la persona que acude a las citas de la LFP cuando las circunstancias no se lo permiten al asesor jurídico. Como detalle cabe destacar que este estuvo ligeramente separado de Pérez y Nuño, y entre ellos se sentó un consejero del Betis.

Repercusión

Si Del Nido buscaba ayer repercusión con esta cita en su 'casa', evidentemente la consiguió con creces. Porque más allá del número de clubes que asistieran (doce, más el apoyo de uno de los ausentes, el Sporting) o de que no fueran invitados el Real Madrid y el Barcelona (que ingresan entre 93 y 125 millones anuales más que el resto por los derechos televisivos), la importancia residía en la entidad de los presentes. La presencia de los tres máximos dirigentes de los conjuntos que están por detrás de los 'grandes' así lo corroboró. Además, Miguel Ángel Gil Marín, del Atlético (el presidente, Enrique Cerezo, es ahora una mera figura representativa); Manuel Llorente, del Valencia, y Fernando Roig, del Villarreal, también se emplearon a fondo en el turno de intervenciones durante esta cita que arrancó a las doce y que concluyó sobre las cinco. Durante este periodo también hubo tiempo para un almuerzo (en 'catering') y para debatir la redacción de la nota conjunta y suscrita de forma unánime.

El Málaga, por medio de Pérez y Nuño, expresó sin ambages su total desacuerdo con el actual reparto de la tarta televisiva y coincidió en la apreciacion de que el origen de la clara desigualdad se debe a que los clubes han mirado exclusivamente por sus intereses durante las dos últimas décadas al posicionarse a favor de una u otra plataforma. Ese descontrol ha beneficiado a la postre a los dos 'grandes'.

La principal conclusión de la reunión de ayer tiene su base en la necesidad de devolver a la LFP su capacidad para controlar y gestionar los derechos televisivos de igual forma que lo hace en otras cuestiones (por ejemplo, la búsqueda de un patrocinador solvente, BBVA, para las dos competiciones profesionales). Para ello, la reunión de ayer supone el punto de partida, de ahí que en próximas citas se invitará no solo a los ausentes y a los dos 'grandes', sino también a los conjuntos de Segunda División.

Movimiento serio

Hasta ahora el Málaga no se había posicionado en un sentido u otro debido a que veía un afán individual por sacar la mejor tajada posible. Sin embargo, el desarrollo de la reunión de ayer permitió comprobar que este movimiento surgido de los propios clubes ofrece seriedad, rigor y decisión. Es decir, sin vuelta atrás.

Por primera vez en más de 20 años los clubes están concienciados de que deben ir juntos para obtener más ingresos y eso pasa por que la LFP sea el único interlocutor en las negociaciones. El modelo requiere un cambio, lo que implica también que se requiere un cambio en la presidencia (aunque se niegue). Y en todo ese movimiento el Málaga ya está metido de lleno, implicado al máximo.