La quemazón de Buonanotte

Diego Buonanotte

Los últimos días de la cesión de Diego Buonanotte en River Plate, su club de toda la vida, se están convirtiendo en un infierno para el jugador del Málaga, que una vez más no oculta su frustración. "No soy ídolo de River, pero me merecía un poco más de respeto y consideración. He sido partícipe del último campeonato", dijo el lunes en Argentina a Radio Rivadavia al verse fuera de la convocatoria de su equipo, que se juega hoy el primer partido de la Promoción ante Belgrano para evitar el descenso de categoría.

La quemazón del menudo futbolista viene porque su técnico no aceptó su propuesta de unirse a la expedición que viajó a Córdoba. "Por decisiones del técnico yo no voy a estar, y hay que respetarlas como las vengo respetando. Pero me da mucha tristeza por los jugadores, por los hinchas y mi situación es triste también, porque yo daría lo que fuera por estar y porque yo sí soy hincha de River", dijo el jugador, quien reconoció que el desencuentro con Juan José López, entrenador millonario, está deteriorada desde hace tiempo: "Lamentablemente no me hacen ni viajar con el plantel, aunque sea para estar con mis compañeros. Llamé para ir y me dijeron que no estaba concentrado, que no vaya. Yo no tengo comunicación con nadie en River, y aunque tengo la ilusión de jugar el domingo en el Monumental, la verdad es que es difícil."

Así que los lamentos del Enano se han convertido en un grito de frustración. Algo que le hace hasta confesar que fue "confuso" lo que le pasó con el presidente, Daniel Passarella, el pasado sábado cuando le entregó una placa antes del partido ante Lanús. "Me dio la plaqueta y me habló como si no hubiera pasado nada. A mi mamá le dijo que era un hasta luego y tenía las puertas abiertas".

Su incidente con Juan José López, tras que le sustituyera en el descanso del partido ante Colón fue el detonante de estas muestras de decepción de Buonanotte, quien, según aseguró, ya se esperaba lo que le ha ocurrido en la cesión: "Sabía que esto iba a pasar porque no era el jugador preferido de Jota Jota. Sería lindo que Juan [por su entrenador] me dijera que no me tuvo en cuenta porque había otros jugadores mejores que yo. Nunca me explicó nada. Le pedí a Daniel [Passarella] irme porque no era preferido de Jota Jota. Me dijo que iba a tener una chance y me quedé. Pero sabía lo que iba a pasar".

A Buonanotte ya sólo le queda el consuelo de que River se salve y cambiar su dinámica en Málaga, adonde viajará el lunes de la próxima semana.