La nuera de Picasso se niega a inaugurar una exposición en Málaga sobre la Guerra Civil

Christine Ruiz-Picasso

La que hoy se presentaba como una jornada histórica para el Museo Picasso de Málaga (MPM), que presentaba por primera vez en sus siete años de vida dos exposiciones temporales al mismo tiempo -Picasso crea. A través de la cámara de David Douglas Duncan y Viñetas en el frente-, ha acabado como el rosario de la aurora. La nuera de Picasso y presidenta de honor de la Fundación Museo Picasso Málaga, Christine Ruiz-Picasso, se ha negado a inaugurar la exposición Viñetas al frente, que gira en torno a la serie de aguafuertes del artista Sueño y mentira de Franco(1937) - dos planchas con ilustraciones contra el levantamiento militar de julio de 1936, destinadas a obtener fondos para la causa republicana con la venta de las impresiones en el pabellón de la República en la Exposición Internacional de París- y que componen además otro centenar de obras de distintos artistas que reflejan la preocupación y compromiso de estos creadores frente a la violencia que generan los conflictos bélicos.


En una carta escrita de su propio puño que ha repartido entre la prensa nada más terminar la rueda de prensa de la exposición de Douglas Duncan, Christine Ruiz-Picasso ha censurado la organización de Viñetas en el frente en el MPM, de la que ha dicho no tener conocimiento, al entender que la muestra supone una "utilización política oportunista [de la obra de Picasso] en un periodo electoral polémico". La nuera del artista malagueño asegura en su misiva que el museo "no deberá ser usado nunca con fines políticos" y que éste persigue "el respeto a la memoria pacifista de mi suegro" y a todas las víctimas de la Guerra Civil en España, "incluidos de todos los bandos", además de entender que el Museo Picasso de Málaga ha de mirar "hacia el futuro y no hacia el pasado".

Esta oposición a la organización de la exposición por parte de Christine Ruiz-Picasso ha pillado por sorpresa al consejero de Cultura de la Junta y presidente del Patronato de la Fundación del MPM, Paulino Plata, quien ha tenido que afrontar en el patio del museo el enfado de la nuera del artista, quien le ha recriminado en público la organización de esta exposición en torno a la serie Sueño y mentira de Franco.

Plata, que minutos antes había compartido mesa con Ruiz-Picasso en la presentación de la exposición de Douglas Duncan, ha eludido cualquier enfrentamiento público con una enojada Christine Ruiz-Picasso y ha tratado de rebajar el tono del que supone el primer encontronazo de la Junta con los herederos de Picasso desde que se inauguró el museo en octubre de 2003.

Así, el consejero ha intentado reconducir la situación invitando a Christine Ruiz-Picasso a debatir el asunto en privado y ha preferido dar a conocer su versión sobre la denuncia de la nuera de Picasso unas horas más tarde a través de un comunicado. En él se explica que la Consejería de Cultura "rechaza totalmente cualquier utilización partidista y oportunista de esta o cualquier otra exposición", alegando a su vez que "todos los miembros de la Fundación Museo Picasso Málaga" han conocido la preparación de esta exposición "en los mismos términos y en los mismos tiempos" que la Consejería de Cultura, extremo éste que refuerza facilitando varias fechas de reuniones tanto del Consejo Ejecutivo como del Comité de Programación y Conservación de dicha fundación.

"La Consejería de Cultura defiende firmemente la libertad de expresión y de creación, máxime en la difusión de la obra de Picasso, que además del pintor español más importante e influyente del siglo XX, se ha caracterizado por la defensa de las libertades ante regímenes que propugnaban lo contrario", recoge el comunicado.