El Valencia vende a Joaquín al Málaga por 4,5 millones

Joaquín

Estaban condenados a entenderse y lo hicieron. El Valencia y el Málaga iniciaron ayer las negociaciones para el traspaso de Joaquín y en unas horas llegaron a un acuerdo por 4,5 millones. El extremo gaditano cumplirá así un deseo que no ha escondido en ningún momento desde que se conoció el interés del equipo andaluz. De hecho, hacía ya más de dos semanas que Joaquín y el Málaga habían acordado la ficha del jugador (superior a los dos millones de euros) y la duración del contrato: tres temporadas.

Los dos clubes estuvieron negociando por fax y alcanzaron con facilidad un acuerdo. Los únicos matices que quedaban anoche por pulir era la forma de pago de los 4,5 millones de euros. El Málaga había dicho que su última oferta era de cuatro y el Valencia, que no iba a bajar de cinco. El aparente desencuentro se resolvió con facilidad en cuanto comenzaron las conversaciones formales.

La cantidad acordada colma las aspiraciones de Manuel Llorente, ya que el coste de amortización del fichaje de Joaquín correspondiente al próximo presupuesto era de 4,2 millones.

Joaquín mostró desde el primer momento su interés por irse a la Costa del Sol, a pesar de que el Valencia ya había esbozado ante su agente la intención de renovarle el contrato. El exbético estaba percibiendo como blanquinegro una ficha próxima a 1,8 millones netos por temporada (unos tres brutos). Joaquín llegó procedente de Sevilla en el verano de 2006 y el Valencia pagó 25 millones de euros por su traspaso al club de Lopera, que presumió entonces de haber exprimido al máximo a su homólogo en Mestalla, el expresidente Juan Soler, quien incluso avaló personalmente el fichaje.

En sus cinco temporadas en la ciudad del Turia, Joaquín ha disputado 213 partidos y ha marcado 28 goles. En este tiempo su rendimiento ha sido muy inferior al que mostró en el Betis y probablemente la 2010-11 ha sido su mejor campaña en el Valencia.

Mientras, ayer por la mañana Unai Emery interrumpió las vacaciones y se pasó por la sede del club, donde se encontraban el presidente, Manuel Llorente, y el coordinador de la secretaría técnica, Braulio Vázquez. Desde el Valencia aseguraron que el motivo de la visita, de dos horas y media, fue la configuración de su teléfono móvil. El entrenador, sin embargo, sufre cierta inquietud por el lento proceso de salida de los jugadores con los que no cuenta.

Mientras tanto, desde el entorno del Barcelona volvió ayer a especularse con la posible marcha de Mata al club azulgrana. El Valencia no sabe nada y todo parece pura estrategia para forzar al Udinese a vender a Alexis Sánchez.