Buonanotte entretiene al jeque (6-1)

Como quien monta una merienda en el jardín de su casa, el jeque Abdullah Al-Thani organizó un partido a la carta cerca de su retiro marbellí, en el Marbella Football Center. Todo salió a pedir de boca entre el Málaga, su equipo oficial, y el Al Rayyan, del que es miembro honorífico y sostén económico y al que le cambió el calendario de amistosos para que él, desde un improvisado palco personal, pudiera presidir una fiesta perfecta entre los dos clubes que le ocupan. Ganó el conjunto blanquiazul en un homenaje marcado por la superioridad técnica del Málaga y la falta de físico y efectivos de los asiáticos. En el vendaval anotador sacó su mejor repertorio Buonanotte, cuyo recital se espera que sea el prólogo de su resurgir, y no un atracón veraniego a consecuencia de los condicionantes habituales que convierten los partidos de pretemporada en poco fiables bancos de conclusiones.

Recibido a gritos de "Cazorla, Cazorla" a su llegada al recinto y animoso en los divertidos sones del himno del Al Rayyan, el jeque disfrutó del homenaje goleador del equipo junto con su inseparable Abdullah Ghubn, el resto de la plana mayor del club y algunos amigos personales. Con la afición metida en el bolsillo, sólo el Enano fue capaz de arrebatarle el protagonismo al magnate catarí. Su movilidad desde el inicio, que le permitió penetrar frecuentemente en la poco expeditiva zaga del Al Rayyan, vaticinaba una buena tarde. No en vano, en sus 45 minutos de intervención participó directamente en los cuatro tantos. Especialmente bello fue el de su propio sello, un zurdazo de falta por encima de la barrera de los que meten a la gente en el bolsillo. Su regate pisando la bola y recibiendo penalti, pero que canjeó Van Nistelrooy marcando el rechace suelto, levantó a muchos aficionados de sus asientos. De haber sido en La Rosaleda, Buonanotte tendría bula para rato. La rabia con la que se empleó en todo momento y sus celebraciones dejaron claro que al argentino le guían unas ganas locas de volver a descollar.

Las mejores sensaciones quedaron sepultadas al descanso. Con la veteranía de Toulalan y Maresca al mando, Portillo, Buonanotte y Cala poniendo frescura en el enganche y el apabullante dominio físico de Eliseu, el 4-0 se antojó un marcador corto en la relación juego ocasiones. Se lo pasó bomba ahí el público congregado, que trató de consolarse con Joaquín en la reanudación tras el bajón de juego de la segunda mitad. El portuense y Toni completaron el banquete de goles y éste último, junto con Samu Castillejo, quiso dejar su firma con su frescura de canterano. También volvió a quedar claro algo indeleble y que ni el palpable salto de calidad parece que va a cambiar: Apoño, en plena forma, es la brújula perfecta para un Málaga que quiere definirse desde la presión, la posesión y la velocidad, virtudes mostradas ayer, especialmente en los primeros 45 minutos.

Ficha técnica:

Málaga: Caballero; Jurado, Sergio Sánchez, Demichelis, Eliseu; Cala, Maresca, Toulalan, Buonanotte; Portillo y Van Nistelrooy. También jugaron: Rubén; Jesús Gámez, Kris, Mathijsen, Monreal; Joaquín, Camacho, Apoño, Duda, Samu, Toni y Samu Castillejo.

Al Rayyan: Barry; Naji, Moisés, Ribeiro, Al-Othman; Said, Afifa; Gomou, Al Neel; Kareem y Al-Ali. También jugaron: Mohamed, Murad, Ibrahim, Fawaz, Fahed y Jasmmi.

Árbitro: Paradas Romero (andaluz). Amonestó a Portillo (56’).

Goles: 1-0 (12’) Demichelis cabecea cruzado el saque de esquina de Buonanotte. 2-0 (16’) Falta que Buonanotte pone lamiendo la escuadra. 3-0 (40’) Van Nistelrooy, a puerta vacía tras buena internada de Buonanotte. 4-0 (42’) Maresca, en disparo seco y con ayuda del meta visitante. 4-1 (47’) Al-Aly, de gran volea a unos 25 metros de la meta de Rubén. 5-1 (53’) Joaquín, en jugada individual con un chut cruzado. 6-1 (69') Toni empala con un fuerte derechazo un centro que le llega desde la derecha.

Incidencias: Segundo partido amistoso de pretemporada del Málaga disputado en las instalaciones de Marbella Football Center. Antes del encuentro, el consejero Francisco Martín Aguilar y el director deportivo, Antonio Fernández, posaron con representantes del proyecto Mucho más que Fútbol, que recogió los beneficios económicos del partido, y un representante del Centro Penitenciario de Alhaurín de la Torre.