Herido por una bala perdida en un tiroteo mientras fumaba en la ventana de su casa en El Palo

La Policía Nacional investiga un tiroteo que tuvo lugar el pasado fin de semana en la barriada de El Palo en el que un hombre resultó herido por arma de fuego. La víctima, de 32 años, se había asomado a la ventana a fumar un cigarrillo y, según las primeras investigaciones, fue alcanzada en el brazo derecho por una bala perdida.
Los hechos sucedieron a las dos de la madrugada del sábado en la calle Villafuerte. Según comentaron varios vecinos de la zona, un individuo se apostó en una escalera y, desde ahí, efectuó al menos dos disparos con un arma de fuego. Otras fuentes consultadas apuntaron que el autor llevaba puesta una camiseta de camuflaje.
Uno de los proyectiles impactó en la parte superior de la fachada de un bar, unos metros por encima de una mesa ocupada por un grupo de personas, que salieron corriendo al escuchar las detonaciones. La bala rebotó en la pared y cambió de trayectoria. Cruzó las densas ramas de un árbol y fue a parar a la ventana de una vivienda situada al otro lado de la calle.
En ese domicilio se encontraba la única víctima del tiroteo, un hombre de 32 años que trabaja en la construcción y que, según las fuentes consultadas, era completamente ajena al tiroteo. Se había asomado a la ventana para fumar y, de este modo, no molestar con el humo a su familia. Apenas le había dado dos caladas cuando notó «como si le hubiera explotado una vena», comenta un vecino que pudo hablar con la víctima.
El proyectil, tras el primer rebote en el bar, dio en unos cables del edificio del afectado, le desgarró el brazo derecho -a la altura de la muñeca-, atravesó el marco de la ventana, agujereó una zapatilla y, finalmente, impactó contra el poste de un toldo. «La desgracia podría haber sido mucho mayor si el muchacho llega a sacar la cabeza en ese momento para dar una calada», añade el mismo vecino.
El hombre empezó a sangrar abundantemente. Su mujer le taponó la herida con un trapo mientras llegaba la policía y los servicios de emergencias sanitarias, que trasladaron a la víctima a urgencias del Hospital Carlos Haya. Ya ha recibido el alta médica. Este periódico intentó conocer la versión de primera mano de los afectados, pero estos no quisieron hacer declaraciones y aseguraron que ni siquiera han denunciado los hechos. No obstante, el Grupo de Homicidios se ha hecho cargo del caso.