El Málaga se juega mañana sus opciones de entrar en Europa

tribunal arbitral del deporte
tribunal arbitral del deporte


ANTONIO GÓNGORA | Málaga.-

Una vez que el equipo malagueño ha conseguido por méritos propios una plaza para la Liga Europa de la próxima temporada, todo está pendiente ahora del TAS. El nuevo entrenador, los posibles fichajes y una parte importante del proyecto dependerán de lo que ocurra mañana en Lausana (Suiza). Allí tiene su sede el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), la última instancia deportiva a la que se aferra el club de Martiricos para revocar la dura sanción de la UEFA. El juicio, que estaba previsto para el 14 de mayo, se ha retrasado hasta mañana, lo que ha causado un daño mayor en la planificación.

La pesadilla arrancó con la imposición del castigo por parte de la UEFA en diciembre pasado. Era un revés inesperado que se consideró desproporcionado e injusto. Estaba claro, como ahora se puede comprobar, que el organismo que preside Michel Platini buscaba una cabeza de turco en una de las grandes ligas para consolidar la puesta en marcha del ';fair play'; financiero. Entonces vio en el Málaga a su objetivo perfecto: con dificultades económicas, con un jeque al mando y con un equipo en plena competición en la Champions.

Ahí comenzó un calvario que tuvo sus causas en el mes de septiembre. El Málaga tenía entonces que demostrar que había finiquitado o acordado el pago de sus deudas con clubes, jugadores y Hacienda. Los ejecutivos de la entidad entienden que se cumplió al pactar los pagos posteriores a Hacienda, pero una diferente interpretación de la normativa española acarreó esta sanción ejemplarizante (un año de exclusión de Europa y 300.000 euros de multa, ya que el segundo año ha sido retirado hace varias semanas). Entonces el club se apresuró a contratar al letrado Juan de Dios Crespo, seguramente el mejor especialista posible en estos litigios ante el TAS. Mañana será el juicio, pero el fallo no llegará hasta la semana que viene o quizás la otra. El TAS, en cualquier caso, tiene un compromiso para acelerar al máximo la resolución para perjudicar lo menos posible tras el retraso de la vista en veinte días. Tres clubes (Betis, Rayo Vallecano y Sevilla) están pendientes, ya que el fallo puede influir en su futuro deportivo.