El Málaga más ambicioso y sibarita echa a rodar

Van Nistelrooy

Se acabaron las vacaciones para la plantilla del Málaga. Este miércoles los jugadores y el cuerpo técnico se han puesto el mono de trabajo para arrancar la que se presupone como la temporada más ambiciosa e ilusionante en la historia del club. El objetivo: colarse entre los seis primeros de la Liga para disputar competición europea.

El empresario catarí ha tirado de talonario para confeccionar una plantilla de nivel, compensada y completa, con dos hombres por cada puesto. Más de 30 millones de euros en fichajes, con la llegada de estrellas como Van Nistelrooy o Joaquín, apuestas de futuro como Monreal, Sergio Sánchez o Buonanotte y jugadores experimentados y con galones como Toulalan y Mathijsen.

A diferencia de la pasada pretemporada, Manuel Pellegrini podrá contar con el grueso del plantel a su disposición, a falta de algún retoque -se espera uno o dos fichajes más- y con las ausencias obligadas de Rondón y Juanmi por compromisos internacionales y de Sebas, a quien el club le ha concedido varios días más de vacaciones.

El Málaga más sibarita ha echado a rodar con una primera sesión de trabajo liviana en las instalaciones del estadio Ciudad de Atletismo de la capital. Así, algunos jugadores como el tulipán Van Nistelrooy, Duda o Jesús Gámez han sido los primeros en someterse a las pruebas médicas de esfuerzo.

Precisamente, el capitán malaguista ha pasado por la sala de prensa para atender a los medios de comunicación. El lateral derecho pretende eliminar de su diccionario la palabra permanencia y ha asegurado que es el momento de aspirar a cotas más altas. "Se acabó la etapa de luchar por la permanencia. Tenemos una plantilla de nivel y por desembolso y expectativas, las miradas están puestas en Europa", ha explicado.

El fuengiroleño ha subrayado que es "la hora de la verdad, hay que dar ya el salto. Luchar por lo mismo cada año te quema, y corres el riesgo de acabar bajando. Hay que aprovechar que tenemos estos dueños con intención de que el club progrese".

Ha asegurado que en el vestuario están ansiosos por el inicio del campeonato liguero para ver La Rosaleda llena: "Estamos como locos por empezar a jugar. La afición nos apoyará muchísimo tanto en casa como fuera. Espero que haya grandes desplazamientos de gente", ha añadido.

Por otro lado, Gámez ha recordado que a principios de verano recibió una oferta -la del Valencia- para abandonar el club, pero que su prioridad siempre ha sido el Málaga.
La misión de Pellegrini

A la espera de la llegada de un par de fichajes más -Cazorla es el más deseado- ahora le toca el turno a Pellegrini. El técnico chileno tendrá la difícil misión de ensamblar todas las piezas de la maquinaria blanquiazul para que empiece a funcionar sin fisuras desde el comienzo de la temporada.