El Ayuntamiento abre el debate ciudadano para cambiar la feria a septiembre

feria de malaga

Hacía tiempo que no se hablaba de ello, pero el debate ha vuelto a resurgir. Cuando los preparativos para que arranque una nueva edición de la Feria de Málaga en apenas tres semanas están ultimándose, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, Damián Caneda, encendió ayer simbólicamente la mecha al plantear un posible cambio de fecha de los festejos al mes de septiembre. Así, Caneda declaró a la cadena SER que cuando terminen las fiestas de este año quiere abrir «un debate con las asociaciones culturales y las peñas de la ciudad para partir de cero y no dejarnos llevar por la inercia», un debate en el que, entre otras cuestiones, se trataría el cambio de fecha. «Yo personalmente pienso que septiembre es mejor fecha, porque es temporada baja turística y no hace tanto calor», por lo que supondría mayores beneficios económicos para la ciudad, indicó.
Una propuesta que el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, ve también con buenos ojos, ya que preguntado por este periódico sobre la modificación se mostró «abierto a la reflexión». De la Torre dijo que no le parecía descabellado que se volviera a hablar del tema. «No hay una demanda ciudadana clara, pero es un asunto del que se habla con frecuencia y no me parece mal que se abra una reflexión sobre el cambio de fecha, que estaríamos dispuestos a analizar en profundidad con los responsables del sector turístico, hotelero, empresarios y peñistas», reseñó el alcalde.
Época de exámenes
De la Torre se mostró partidario de analizar las ventajas e inconvenientes del cambio y reconoció también que septiembre es época de exámenes en los centros académicos y de lluvias, al tiempo que habría que buscar soluciones para encajar la feria taurina en el cartel de festejos, «y además los bolsillos están menos llenos tras el verano». Pero en su opinión celebrar la feria en fechas cercanas a las fiestas de la Patrona de Málaga, la Virgen de la Victoria (8 de septiembre), provocaría «una prolongación del efecto agosto», lo que valoró como positivo desde el punto de vista turístico.
En similares términos se manifestó Caneda, que añadió que en los primeros contactos que ha mantenido ya con algunas asociaciones de la ciudad ha constatado que existe «un deseo de recuperar la feria tradicional e impulsar los festejos en el Centro».
Otro asunto a tener en cuenta es que en agosto la feria cuenta con dos días de fiesta (además de los domingos), el 15 y el 19; y que en septiembre solo lo haría con uno; el día 8. Las declaraciones del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; y del concejal de Cultura, Damián Caneda, acerca de reabrir un debate, que llevaba varios años dormido, respecto a idoneidad de celebrar la Feria de Málaga en el mes de septiembre no ha dejado indiferentes a hoteleros, hosteleros, peñistas y comerciantes, todos ellos colectivos que desarrollan su actividad profesional o lúdica en la fiesta grande de Málaga.
El representante de la patronal hotelera Aehcos en Málaga, Francisco Moro, mostró su sorpresa ante la propuesta y dejó muy claro un concepto: que agosto es un buen mes de ocupación hotelera en Málaga precisamente por la celebración de la feria, que acapara en sus diez días el 33% del mes. «Hay que tener en cuenta que nuestra feria está muy consolidada en agosto y que tiene un gran reconocimiento nacional en internacional, por lo que habrá que estudiarlo profundamente; también en lo taurino, ya que siempre tenemos un cartel de relumbrón», manifestó Moro quien recordó que en septiembre «las familias están peor económicamente y destinan sus esfuerzos a la vuelta al cole; otro aspecto a analizar».
Al presidente de los hosteleros de Málaga (Aehma), Rafael Prado, estima que no hay ninguna razón de peso para cambiar la fecha de la Feria de Málaga. Para Prado, el mes de agosto «es el mes del espejo para reflejar todo aquello que vendemos durante el resto del año; no hay mejor marketing turístico que la feria del Centro». «Ya sabemos -añadió- que en agosto hace mucho calor, pero el calor forma parte de nuestras vidas, y esta no es ni mucho menos una razón contundente».
Por su parte, la presidenta de la Asociación del Centro Histórico, Trinidad Fernández-Baca, dijo que «la Feria se cambió a la actual fecha de agosto para que coincidiera con la entrada de los Reyes Católicos a Málaga el día 19, y que actualmente está lo suficientemente consolidada como para no hacer cambios que no estén bien pensados».
Un análisis serio
Por último, el presidente de la Agrupación de Peñas, Jesús González, dijo que no había recibido comunicación alguna del Ayuntamiento a este respecto y que, aunque habló hace unos días con el concejal de Cultura, y tuvo mucha sintonía en aspectos importantes de la gran fiesta, no le había trasladado esta proposición. «Ahora mismo no parece lógico mostrarse a favor de un cambio al mes de septiembre porque habría que hacer un estudio muy serio, desde los ámbitos hoteleros y hosteleros, para ver si la modificación sería favorable», manifestó. «No puedo estar en contra de debatir -añadió-, pero cualquier cambio debe ser analizado concienzudamente», puntualizó.