Un forense alerta del aumento de violaciones con una droga que genera sumisión y amnesia

escopolamina

El médico forense de toxicomanías del Instituto de Medicina Legal de Málaga José Manuel Burgos Moreno advirtió ayer del aumento de violaciones mediante el uso de escopolamina, una sustancia tóxica que, según explicó, provoca en la víctima sumisión y la deja con una amnesia absoluta sobre lo sucedido». Burgos Moreno dijo que este tipo de delitos se está dando en la provincia malagueña.
Este experto participó en el curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía, en su sede de Málaga, con una conferencia titulada 'Actualizaciones en medicina legal y forense'. Burgos Moreno alertó especialmente a las chicas, ya que «este tipo de tóxico se suministra muy rápidamente añadiéndoselo a la víctima en su bebida». Cuando los efectos de la droga pasan, «la víctima no recuerda nada de lo sucedido, y cuando sospecha y acude al médico, el tóxico ya no se detecta». Según explicó, la droga desaparece completamente del organismo entre las 12 y las 24 horas posteriores a la ingesta.
Sustancias dopantes
En su conferencia sobre toxicología forense también hizo referencia al dopaje. «El 'doping' reporta grandes beneficios económicos, con lo que siempre va un paso por delante de los procedimientos analíticos», dijo el experto, que puso de manifiesto que «cada año el Gobierno saca una lista de sustancias, pero los profesionales del dopaje siempre se adelantan».
Este especialista advirtió a los alumnos de que «también podemos intoxicarnos con una patata germinada o unas habas frescas», por lo que invitó a los asistentes a tener cuidado con lo que se guarda en la nevera. Este experto también avisó de las posibilidades de intoxicación laboral. Así, citó como ejemplo que «en Valencia hubo algunos fallecidos por intoxicación mediante un componente químico en una empresa de estampación de camisetas». En cuanto a las intoxicaciones en el hogar, destacó que «las más frecuentes son las de niños varones menores de tres años».
El doctor Burgos Moreno dijo que aunque la media de edad de inicio en las drogas está en los doce años, hay niños que ya fuman cannabis con nueve. Según el experto, «la droga con la que la mayoría se adentran en este mundo son los porros». Como anécdota, el forense comentó en su conferencia que «la cocaína solamente se puede detectar hasta 48 horas después del consumo, mientras que el cannabis puede detectarse hasta un mes después de haber fumado».