El Carlos Haya (Málaga) descarta que las dos muertes de los pacientes estén relacionadas con la 'klebsiella'

Carlos Haya

SEVILLA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Mortalidad del Hospital Carlos Haya de Málaga que ha estudiado los casos de los dos pacientes fallecidos el pasado martes en el centro, y que permanecían junto con otros enfermos en la planta de aislamiento afectados por el brote de klebsiella pneumoniae registrado en el pasado mes de abril, ha descartado que las causas de estos dos óbitos tengan "relación alguna" con la infección por esta bacteria.

Fuentes de la Delegación de Salud consultadas por Europa Press han descartado así que la klebsiella haya sido la responsable de estos fallecimientos y han precisado, según el informe arrojado por esta Comisión de Mortalidad, que el motivo de estos decesos "ha sido debido a la gravedad de las enfermedades que padecían estos enfermos", motivo por el que estaban ingresado antes de verse afectados por este brote.

Sobre la evolución del resto de casos, han concretado que actualmente se encuentran cuatro pacientes infectados por klebsiella pneumoniae y 13 colonizados, por lo que se contabilizan un total de 17 afectados --uno menos que ayer miércoles-- que siguen con medidas de aislamiento de contacto y tratamiento específico, según han recalcado desde Salud.

Uno de los fallecidos estaba infectado por el germen y el otro colonizado por la misma bacteria, esto es, sin desarrollar la enfermedad. La información clínica inicial ya apuntaba a que estos pacientes sufrían una grave patología previa que podría ser la causa de los fallecimientos, por lo que por el momento no se puede vincular la muerte de estas personas a la infección por la bacteria.

La klebsiella neumoniae es un germen que está en la comunidad, ya que vive en la vía intestinal de las personas, y que en pacientes en situación crítica, con estancias prolongadas y/o en tratamiento con antibióticos, puede cambiar y originar un patrón de resistencia al tratamiento.

Por ello, desde Salud recuerdan que las infecciones nosocomiales por gérmenes oportunistas --como la klebsiella-- existen en todos los hospitales como consecuencia de la frecuencia en la utilización de antibióticos que favorecen su resistencia; además de la manipulación intensiva (ventilación asistida, nutrición parenteral, canalización de vías centrales) en pacientes con una situación extremadamente delicada.

Desde la detección de los primeros casos, Salud también ha recalcado que el centro hospitalario puso en marcha el protocolo de detección y actuación ante estas situaciones, que consiste en la realización de un amplio estudio epidemiológico y microbiológico de todo el servicio, así como la puesta en marcha de todas las medidas indicadas para evitar contagios y eliminar vías de transmisión, entre otras muchas medidas.