Detienen al conductor de una moto, que se fugó tras atropellar a dos personas en Málaga

calle Álamos

MÁLAGA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Local de Málaga han detenido a un hombre de 28 años por, presuntamente, atropellar, conduciendo ebrio, a dos personas, tras lo que se dio a la fuga, dejándolas gravemente heridas. También ha sido arrestado su primo, un individuo de 42 años, como presunto autor de un delito de encubrimiento.

El accidente de tráfico tuvo lugar sobre las 03.30 horas de este pasado miércoles en la calle Álamos. Una motocicleta se salió de la vía, atropellando a dos peatones, un hombre y una mujer, que se encontraban sobre la acera y que resultaron heridos de gravedad.

Acto seguido apareció un primo del conductor de la motocicleta, que, además, resultó ser el propietario de este vehículo. Ambos mantuvieron una conversación, tras la que el causante del atropello abandonó el lugar sin aportar dato alguno, según ha informado en un comunicado la Policía Local.

Parece ser que, a continuación, el propietario de la motocicleta contactó con un testigo de los hechos que había anotado en un papel la matrícula, diciéndole, supuestamente, que se lo diera porque era policía.

Presuntamente, el individuo aprovechó para manipular la matrícula, con el supuesto fin de dificultar la labor investigadora y encubrir con ello a su primo. De hecho, entregó el papel a la primera patrulla que se personó en el lugar del siniestro.

Tras ello, el propietario de la motocicleta también se marchó del lugar sin llegar a ser identificado, aprovechando que los policías locales se encontraban ayudando al personal médico que acudió al lugar para asistir a los heridos.

Poco después, se personó una unidad del Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados (GIAA) de la Policía Local para hacerse cargo de las pesquisas.

Entre otras indagaciones policiales que se llevaron a cabo con posterioridad, agentes del GIAA desarrollaron un seguimiento de las lesiones sufridas por las víctimas del atropello, pudiendo comprobar que el hombre, de 35 años, había sufrido fractura de pelvis, de tibia y de peroné y traumatismo craneoencefálico, y la mujer, de 27 años, rotura del fémur izquierdo.

Además, el hombre estaba desconcertado, llegando, incluso, a ignorar el lugar en el que se encontraba, lo que hacía imposible que pudiera aportar ningún dato relacionado con el accidente, a lo que se sumaba que la mujer no había podido fijarse en ningún detalle debido a lo inesperado y repentino de los hechos.

A pesar de ello, tras numerosas indagaciones los agentes lograron localizar e identificar tanto al conductor de la motocicleta en el momento del atropello como al propietario de la misma, procediéndose a la detención de ambos.

En cuanto al conductor, una vez en dependencias del GIAA y nueve horas después de que tuviese lugar el accidente, se le sometió a la correspondiente prueba de alcoholemia, cuyo resultado reflejó que en el momento de los hechos podía tener una tasa de alcohol de entre 0,71 y 1,03 miligramos por litro de aire espirado, estableciéndose una tasa positiva media de 0,87.

Además, los policías locales comprobaron que el conductor de la motocicleta sólo tenía los permisos de conducción AM y B, careciendo del A, que es el que le autorizaría a conducir este vehículo, por lo que fue denunciado ante la Jefatura Provincial de Tráfico.

Del mismo modo, los agentes comprobaron que el vehículo tenía la ITV caducada desde febrero, hecho que fue igualmente denunciado. En cuanto a la motocicleta, fue localizada estacionada en la calle Esperanza, donde se procedió a su inmovilización y traslado al depósito municipal de vehículos.