Un incendio intencionado arrasa cien hectáreas en Los Montes de Málaga


Viento fuerte de Poniente, con rachas de 50 kilómetros por hora. Altas temperaturas que alcanzaron los 36 grados. Y escasa humedad, inferior al 30%. Como en una tormenta perfecta, ayer se dieron todas las condiciones meteorológicas propicias para un incendio. El factor humano parece que hizo el resto.
Durante siete horas, la capital vivió sobresaltada el avance de una lengua de fuego que se originó en la zona de Los Montes y que calcinó -a falta de una medición definitiva- unas cien hectáreas de matorral, monte bajo y terreno agrícola. Los primeros indicios apuntan a que fue intencionado, como confirmó a SUR el delegado provincial de Medio Ambiente, Francisco Fernández España.
Las llamas, espoleadas por el viento, parecían buscar el mar y dejaron a un lado el parque natural, que no se vio afectado. Aunque hubo que desalojar siete viviendas por precaución, el frente del incendio pudo ser controlado a tiempo -no hubo daños personales ni materiales- por un espectacular despligue de medios del Infoca, apoyado por bomberos de la capital y del Consorcio Provincial.
Una inmensa columna de humo delató la presencia del fuego, que se desató a las dos de la tarde. El foco de origen, que se sitúa en el Camino de Colmenar, cerca de la venta de El Mirador, es también el principal indicio que apunta a que fue provocado, ya que se trata del tercer incendio en esa zona en lo que va de verano. «Los investigadores piensan que fue intencionado porque ha buscado las condiciones propicias, y porque es el tercero en el mismo sitio», afirmó ayer Fernández España, que se desplazó al lugar para seguir in situ las tareas de extinción.
El fuego se propagó muy rápido, lo que obligó al Infoca a activar un gran dispositivo. Se movilizó un total de 17 medios áereos que efectuaron innumerables descargas de agua sobre las llamas. El ir y venir de hidroaviones y helicópteros sobrevolando la ciudad mantuvo en vilo a todo el mundo, especialmente a los vecinos de las barriadas próximas a Los Montes.
Las fuertes rachas de Poniente extendieron las pavesas y activaron otros dos frentes del incendio en la parte alta de La Mosca. En su avance hacia el litoral, las llamas se acercaron peligrosamente a la urbanización Pinares de San Antón, que estaba en su camino. Fue el momento más delicado. A las cinco de la tarde, el Infoca decretó el nivel 1, que implica que, si el fuego hubiese evolucionado desfavorablemente, podría dirigirse hacia zonas habitadas, lo que habría obligado a adoptar medidas de protección civil.
Los efectivos que participaron en las labores de extinción consiguieron detener su avance y a las 18.30 horas se levantó la alerta. Quince minutos después, el fuego se dio por estabilizado. A las nueve de la noche se dieron por controladas las llamas del que ha sido el primer -y único- gran incendio del verano en Málaga. No en vano, las cien hectáreas arrasadas ayer suponen multiplicar por cuatro la superficie afectada en todos los fuegos registrados en la provincia hasta el 31 de julio, que sumaron 25,2 hectáreas.
Al cierre de esta edición, el Infoca mantenía en el lugar cinco retenes que se encargaron de refrescar la zona ante la posibilidad de que el viento pudiera activar nuevos frentes del incendio.