Dejan desnudo a un hombre tras atracarle en plena calle

Lo noquearon con una piedra. No se entretuvieron en pedirle la cartera. Le quitaron los pantalones y, con ellos, se llevaron todas sus pertenencias. El afectado, un joven de nacionalidad española, se quedó completamente desnudo de cintura hacia abajo. Agentes de la Policía Local detuvieron minutos después a dos hombres como presuntos autores del robo.
Los hechos sucedieron cuando faltaban unos minutos para la una de la madrugada del jueves de la semana pasada en las inmediaciones del Ayuntamiento de Málaga. El herido estaba en la calle en compañía de una amiga cuando se vio sorprendido por dos individuos, que llegaron por su espalda y le asestaron un fuerte golpe en la cabeza con una piedra de grandes dimensiones, según confirmaron fuentes cercanas al caso.
El hombre quedó aturdido por la agresión. Los ladrones aprovecharon esos instantes de desconcierto para quitarle los pantalones y así apoderarse de todo lo que llevaba en los bolsillos. Le arrebataron la cartera, un iPhone y el móvil de la chica. Cuando estaba en el suelo, le sustrajeron el reloj. Tras ello, los cacos se dieron a la fuga.
La víctima se dirigió al paseo del Parque para pedir ayuda. Sangraba abundantemente. Al cabo de unos minutos, se encontró con una patrulla de la Policía Local, a la que le contó lo sucedido. Los agentes difundieron por radio las características físicas de los asaltantes y pidieron una ambulancia. El herido fue trasladado al Hospital Carlos Haya, donde le dieron varios puntos de sutura en la cabeza.
Otra unidad policial que se encontraba en la zona se cruzó con dos sospechosos cuyas características físicas coincidían con las de los ladrones. Iban caminando por el Paseo de los Curas. Cuando los agentes se dirigieron a estos hombres para identificarlos, observaron que uno de ellos arrojaba algo al suelo; resultó ser un reloj como el que minutos habían quitado a la víctima, según explicaron las fuentes consultadas. Al cachearlos, se comprobó que uno de los sujetos al parecer llevaba escondido el iPhone sustraído al hombre y el otro, el móvil robado a la mujer.
Mientras se encontraban identificando a los detenidos, un viandante se acercó a los policías y les contó que esos individuos acababan de romper el cristal de un coche que estaba aparcado en las inmediaciones, del que sustrajeron un traje de campero. Los agentes comprobaron que el robo se había producido, pero en este caso no encontraron el botín.