Dos heridos por la carga policial que expulsó a los ´indignados´ del CIE, en Capuchinos


Más de 50 miembros del 15-M acampaban a las puertas del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) para exigir que se liberen a los extranjeros que están encerrados sin haber cometido ningún delito. Pero la policía decidió desalojar la zona con una carga violenta que dejó al menos a dos personas con heridas de gravedad, según el coordinador de Comunicación del movimiento Rafael Palomo. "Han habido pisotones, tortazos, puñetazos...", comentaba a La Opinión Palomo. Actualmente la acampada se mantiene en un parque aledaño donde van a continuar con reivindicación pacífica.

La concentración surgió por la suplica de la prometida de Sid Hamed Bouziane, un joven argelino de 28 años que está esperando en el CIE a ser deportado.

Bouziane era un rebelde en un país hasta que fue detenido por la policia militar hace 3 años. Las autoridades argelinas pretendían que fuera su informador, obligándole a aceptar su ingreso en la policia militar como infiltrado. Al salir de la cárcel, Bouziane se embarcó en una patera y llego a España, donde inició una nueva vida.

El movimiento 15-M declaró que la concentración tiene todos los permisos necesarios para que se realice legalmente. En concreto Rafael Palomo, dejó claro que no se obstaculizó en ningún momento la entrada a las instalaciones del CIE y que se realizaron asambleas pacíficas durante la noche para debatir sobre la inmigración.

A través de un comunicado, los 'indignados' recordaron que ningún preso puede mantanerse encerrado más de 60 días sin que se presenten cargos. El movimiento denuncia que actualmente "la mayoría de los 18 detenidos en el CIE cuentan con más de 15 noches en la cárcel donde se encierra a la gente cuyo único delito es no tener un permiso de residencia".