Malestar en el Málaga por la denuncia del Valencia a la Liga por Isco


El Málaga asume con un indisimulado malestar la denuncia efectuada por el Valencia a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) por no haber recibido a tiempo el pago de la cláusula de rescisión de Isco, desde el 11 de julio jugador del cuadro de La Rosaleda. Hay que recordar que la operación se cerró en seis millones de euros, con el añadido de otro millón más en concepto de IVA.

El Málaga ya informó al Valencia cinco días antes de que venciera el pagaré de que el abono de la cantidad se podría retasar por problemas de índole burocráticos. Así, el comienzo del Ramadán en Catar, ha complicado que se pueda hacer efectivo este pago. La actuación posterior del Valencia al formalizar una denuncia a la LFP, con el objeto de impedir inscripciones posteriores de jugadores como Cazorla, ha motivado el enfado en el club de La Rosaleda.

Aún más, la actitud del club levantino se podría interpretar como una reacción después de que el Málaga se hiciera con los servicios en un periodo corto de tiempo de Joaquín e Isco, éste un jugador que, a pesar de ser malagueño, desarrolló un periodo muy importante de su formación en tierras levantinas.

De alguna manera, es como si no hubiera sido bien digerida desde Mestalla la solvencia económica mostrada por un club que en temporadas precedentes no podía rivalizar con el Valencia por idénticos objetivos deportivos. La influencia de la cúpula del club levantino permite explicar la aparición de algunas informaciones en medios locales valencianos.

Sin ir más lejos, el Málaga ya pagó muy poco antes al contado el fichaje de Joaquín, cifrado en cuatro millones de euros. De ahí que no se termine de entender la respuesta del Valencia. Isco, que se encuentra en Colombia disputando con la selección española el Mundial sub-20, apenas si ha tenido ocasión de convivir con los compañeros de su nuevo equipo, y en caso de que el combinado nacional llegue a la final, su retorno sería posterior a la primera jornada de Liga.

Desde el Málaga no existe la menor duda en la posibilidad de hacer efectivo el pago en breve, y se alega su solvencia exhibida en los últimos meses como principal aval. No en vano los dos fichajes más importantes cerrados este verano, Toulalan (valorado en diez millones) y Cazorla (diecinueve), se han acordado con un pago al contado.

Incluso, los nuevos dirigentes de la entidad, consideran que en la nueva etapa se han hecho merecedores por su seriedad de la confianza del resto de clubes en su política de gasto. Por esta razón, decisiones como la tomada por el Valencia empañan este buen hacer y generan una mala imagen a nivel nacional.