Comparece en la Audiencia uno de los miembros de la Camorra más buscados

El presunto integrante de la Camorra napolitana Salvatore d'Avino, detenido el pasado martes en Estepona (Málaga) y sobre el que pesaban dos euro-órdenes por encabezar supuestamente una importante red de tráfico de hachís entre Marruecos e Italia, comparece hoy en la Audiencia Nacional.

En la comparecencia, el juez preguntará a D'Avino, de 39 años, si accede a ser entregado de forma inmediata a las autoridades italianas, cuyas investigaciones sitúan al detenido -incluido en la lista de los prófugos más peligrosos de Italia- como miembro de la organización camorrista napolitana "Clan Giuliano", dedicada al tráfico de drogas, el robo y la extorsión.

Si D'Avino no accede a ser entregado de inmediato, se pondrá en marcha el procedimiento ordinario de extradición.

Según informa la Guardia Civil, el presunto camorrista fue arrestado en una gasolinera de Estepona cuando se disponía a volver a Marruecos -lugar donde residía y desde donde supuestamente dirigía el tráfico de hachís hacia Italia- después de haber pasado unos días en la Costa del Sol malagueña, donde su compañera sentimental había acudido a dar a luz.

La detención D'Avino, fruto de la cooperación de las fuerzas de seguridad españolas e italianas, requirió de un seguimiento por parte de la Guardia Civil, que descartó la posibilidad de arrestarlo días antes en locales de ocio de Marbella (Málaga) por temor a una reacción violenta que pusiera en peligro al público.

D'Avino no es el primer prófugo de la justicia italiana que se refugia en España -que ha sido señalada por expertos como uno de los destinos favoritos de la mafia italiana-, ya que en enero del año pasado fue detenido en Barcelona Paolo di Mauro, el tercer prófugo más buscado en Italia en ese momento.

De hecho, el propio padre de Salvatore d'Avino, Vicenzo, residente en España desde 2001, fue detenido en Madrid en 2009 a petición de un tribunal de Nápoles, que le acusaba de tráfico de estupefacientes a nivel internacional, entre otros delitos.

Hasta el momento, han sido arrestadas en Italia más de 300 personas relacionadas con el "clan Giuliano".