El Málaga echará el resto para retener a Nordin Amrabat

El Málaga echará el resto para retener a Nordin Amrabat
El Málaga echará el resto para retener a Nordin Amrabat
Antonio Gallardo

Málaga
9 de abril de 2014

Moverse con agilidad en el mercado es fundamental para proyectos sujetos a limitaciones económicas. Tal es el caso del Málaga, que con la salvación ya prácticamente en el bolsillo intensifica negociaciones con vistas al proyecto 2014-15. La destreza es clave. Tanto a la hora de fichar como de retener a las piezas fundamentales de la plantilla. Y el Málaga trata de encontrar buenas soluciones de futuro y de retener a algunos de sus jugadores franquicia. Con la renovación de Ignacio Camacho cercana, el club aprieta en busca de fórmulas que convenzan al Galatasaray para asegurarse la continuidad de Nordin Amrabat.

Moayad Shatat, Mario Husillos y Vicente Casado han estado en las últimas horas en Estambul para negociar con el club turco la continuidad del extremo en La Rosaleda, como apuntó ayer la Cadena SER. Amrabat está ofreciendo un rendimiento altísimo en Martiricos y el Málaga quiere retenerle a toda costa. El nivel del futbolista no ha pasado inadvertido y ya ha despertado el interés de serios competidores. Valencia y Real Sociedad, entre otros, ya le han hecho llegar su interés al jugador.

El Málaga ha tratado de fijar varias veces sin éxito una opción de compra con el club turco. Las posibilidades de abordar un traspaso son reducidas, de ahí que la principal hipótesis que manejan los dirigentes blanquiazules es la de tratar de ampliar la cesión al menos una temporada más. Aun así, el Málaga no descarta ningún escenario y está decidido a echar el resto por el internacional marroquí. El futbolista ha caído de pie en la ciudad, se ha ganado el corazón de la afición y no vería con malos ojos la posibilidad de continuar ligado al club de La Rosaleda. Esa será la baza a explotar por los dirigentes blanquiazules.

El Málaga trata de ganar tiempo porque la presencia en la puja de clubes con mayor potencial económico y aspiraciones deportivas más ambiciosas pueden alejar a Amrabat.