El Málaga, como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, tiene dos caras, una como local y otra como visitante

El Málaga, como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, tiene dos caras, una como local y otra como visitante
El Málaga, como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, tiene dos caras, una como local y otra como visitante
Jesús Ballesteros. Málaga http://www.marca.com/2014/04/02/futbol/equipos/malaga/1396426713.html

Es evidente que los números hablan por sí solos a la hora de analizar la actual situación clasificatoria del Málaga. Los síntomas son evidentes y el diagnóstico no puede ser más rotundo: el equipo es bipolar. Un hándicap que se ha recrudecido en este pasado mes de marzo. El plantel costasoleño presenta dos caras bien diferenciadas, una como local y otra como visitante.

En el último mes, que se cerró el pasado lunes con un épico triunfo en el Benito Villamarín, el Málaga ha ganado todos los partidos como visitante: Osasuna, Celta y Betis, mientras que en casa no ha sido capaz de sumar los tres puntos en ninguno, para mosqueo del personal que sigue abarrotando La Rosaleda. Empató ante el Valladolid y perdió con Madrid y Espanyol.

Tanto es así, que el Málaga se ha convertido en esta última jornada disputada en el único equipo de Primera que suma más puntos lejos de casa que como local. Dieciocho frente a 17, respectivamente.

Haciendo un resumen numérico de la actual situación, consumidas ya 31 jornadas del campeonato, cabe destacar que el equipo de Schuster es el segundo de Primera que menos puntos suma como local. Precisamente, es el Betis el único que le supera en esta particular clasificación. Quizás, esta sea la clave general de la irregular campaña.

Por contra, con sus 18 puntos lejos de Martiricos, el Málaga es el octavo mejor equipo de la Liga como visitante. Le superan los cuatro equipos que ocupan zona de Champions, más el Sevilla, Villarreal y Levante.

Hace unos días, Sergi Darder, héroe en el Benito Villamarín, analizaba para este periódico el porqué de esta situación. "No es que juguemos más tranquilos fuera, quizás sea porque en casa los rivales se nos encierran más. Sabemos que tenemos que recuperar la fortaleza en casa", explicaba el balear, quien espera poder devolver a la grada algo de la alegría perdida. "Mientras queden puntos para lograr la salvación de forma matemática hay que darlo todo. El partido con el Granada nos daría un paso enorme, la afición lo merece, es una gran oportunidad".

Teniendo en cuenta lo expuesto, habrá que estar muy atentos al calendario del equipo blanquiazul, pero lejos de La Rosaleda, aunque no sea precisamente fácil. Debe visitar a un rival directo, el Getafe, pero también al Atlético y Athletic, segundo y cuarto clasificados, respectivamente.