La grabación de un vecino permite detener a un presunto pedófilo

La escena le pareció extraña. Un joven veinteañero rodeado por un grupo de menores. El vecino decidió grabar la secuencia con su cámara de vídeo mientras avisaba a la Policía Nacional. Su colaboración permitió a los agentes detener al sospechoso, que al parecer les había ofrecido dinero a cambio de supuestos tocamientos, según confirmaron fuentes cercanas al caso.

Los hechos sucedieron el miércoles por la noche en Benalmádena. Tras recibir la llamada del testigo, la sala del 091 movilizó rápidamente varias patrullas de la Brigada de Seguridad Ciudadana, que se desplazaron al lugar indicado para comprobar el aviso. Solo tardaron unos minutos en llegar. Los agentes localizaron en un descampado cercano al sospechoso, que estaba acompañado por cinco menores de entre 10 y 12 años.

Los agentes detuvieron al joven por un presunto delito de corrupción de menores y le intervinieron su teléfono móvil para ver las imágenes que almacenaba. Al comprobar su identidad, los investigadores descubrieron que en su historial delictivo figuraba un antecedente policial por hechos similares. El sospechoso fue arrestado a finales de abril en Málaga por otro caso que investiga un juzgado de la capital.