Las claves del conflicto del Museo Thyssen de Málaga

Tres semanas después de su inaguración, se ha abierto una grave crisis en el Museo Thyssen de Málaga. La directora de la pinacoteca, María López, y Tomás Llorens, miembro del Patronato de este museo y mano derecha de Carmen Cervera durante la gestación del nuevo museo malagueño, han presentado su dimisión.

El desencadenante, según fuentes de la pinacoteca, han sido las desavenencias entre Llorens, que fue también el primer director del Thyssen de Madrid, y la baronesa.

"El señor Llorens quería manejar el museo a su antojo y eso no puedo permitirlo", aseguró ayer a EL MUNDO Carmen Cervera, tras darse a conocer la dimisión del asesor.

Las fuentes también apuntan a unas presuntas injerencias en el plan museográfico, pero Llorens, en su carta de dimisión, menciona explícitamente como motivo de su marcha el nombramiento de Javier Ferrer como gerente del Thyssen.

Ferrer era hasta hace un mes coordinador general del Ayuntamiento de Málaga y, antes de este cargo, asumió la gerencia de la Fundación Málaga 2016, que se creó para la finalmente fallida candidatura de la ciudad a Capital Cultural Europea.

Llorens critica que se cambiara la estructura del Patronato para nombrar a Ferrer "de modo discrecional y sin proceso de selección alguno" y que éste sea una persona "sin experiencia en la gestión de museos o instituciones artísticas, cuya ocupación profesional exclusiva a lo largo de los últimos años ha sido de naturaleza política".
La influencia de Llorens

Sobre la marcha de María Lopez, Cervera asegura que "no se ha adaptado a la ciudad. Sus hijos tampoco. Y creo que hay algún asunto de salud». Pero fuentes próximas a Carmen Thyssen señalaron a EL MUNDO que sospechan que Llorens ha podido influir en esta decisión.

"Anteayer tuvimos conversaciones con ella y no contemplaba la dimisión. Quizá, al final, no ha podido soportar la presión, la aclimatación, la adaptación a este trabajo», comentaron.

Ahora el museo se enfrentar a dos vacantes fundamentales en un momento delicado, con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina y la joya cultural de la legislatura en punto muerto. Próximamente se convocará un nuevo concurso público para cubrir el cargo de director.
El Ayuntamiento defiende al gerente

Ante estas dimisiones, desde el Ayuntamiento de Málaga han afirmado que responden a "distintas opiniones sobre la fórmula de gestión" de la pinacoteca y, por tanto, han considerado que es una cuestión que "se circunscribe a un debate técnico".

De todos modos, han respetado la fórmula adoptada por el Patronato de la Fundación Palacio de Villalón de contar con una dirección artística y otra gerencial, "la misma" que se aplica en el Museo Thyssen de Madrid y en el Museo Picasso de Málaga.